2 abril, 2019

Presentación de la Cátedra

Cátedra de desarrollo sostenible, el conocimiento al servicio de la reactivación rural: riqueza y población para El Bierzo

Montañas colonizadas por plantaciones de frambuesas; apicultores desmelando las colmenas que regarán de miel hogares lejanos; rutas mineras que, antes del carbón, atravesaban las explotaciones romanas del oro de Las Médulas o esquivaban los nidos de espías ávidos de wolframio durante la II Guerra Mundial; vídeos que explicarán al consumidor quiénes y cómo cultivan los tomates que llegarán a su casa vía Internet…Todo esto y mucho más ha empezado a fraguarse en Ponferrada y El Bierzo con la creación de la Cátedra de Turismo Sostenible y Desarrollo Local, codirigida por la UNED y la Universidad de León, y con el doble objetivo de reactivar la economía con proyectos sostenibles y fijar, e incluso aumentar, la población en la zona.


catedra turismo sostenibleLa Cátedra de Turismo Sostenible y Desarrollo Local nace en Ponferrada de la colaboración de cinco instituciones: dos universidades, la UNED, a través de su La Centro Asociado de Ponferrada y del Grupo de Investigación en Economía del Bienestar y Participación Ciudadana. Modernización de las Políticas Públicas, y la de León; y tres organismos públicos, la Diputación de León, el Ayuntamiento de Ponferrada y el Consejo Comarcal de El Bierzo. Las universidades aportan el conocimiento, la Diputación 30.000 €, 14.000 el Ayuntamiento y 6.000 el Consejo. “Los fondos son el mínimo exigido por la UNED para desarrollar una cátedra, pero son sólo el inicio, ya que existe el compromiso de todos los partícipes en trabajar para acceder a los fondos y ayudas previstas para desarrollo local de la Unión Europea”, explica José Luis Calvo, profesor de Economía de la UNED y codirector de la Cátedra, junto al también profesor de Economía de la Universidad de León José Luis Vázquez.

En su vertiente docente, la nueva Cátedra impartirá un Máster oficial en turismo sostenible y desarrollo local al que se incorporará la Universidad de Beira, del Norte de Portugal. La intención de la Cátedra es ponerlo en marcha dentro de dos cursos, “al ser un master oficial, adaptado a la normativa europea, y afectar a tres universidades de dos países, los trámites de acreditación son lentos”, explica el profesor Calvo. “No obstante, la formación se inicia de inmediato, ya que preparamos cursos específicos de formación a medida, bajo demanda de instituciones, empresas y entidades locales. Se abordarán tanto las nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura como a la promoción y comercialización de los productos y servicios que ofrecen”.

José Luis Calvo destaca la alta cualificación de las personas que viven en Ponferrada y El Bierzo, “es hora de desterrar viejos estereotipos del campesino torpe e indocumentado de las películas de los años 50. Ahora tienen carreras y saben gestionar perfectamente sus empresas rurales. O de las mujeres convencionales, aquí en las zonas mineras de El Bierzo los hombres se iban a las minas y ellas sacaban adelante la agricultura y se ocupaban del campo. Ahora son muy activas y un ejemplo del movimiento asociativo”.


Los proyectos

El profesor Calvo repasa los proyectos de buenas prácticas que se ponen en marcha en El Bierzo, “tras 10 años de colaboración desde el Centro Asociado de Ponferrada con instituciones públicas y privadas y la buena acogida, estamos firmemente convencido de que podrá replicarse en otras áreas con similares problemas y parecidas o alternativas posibilidades”. Nosotros trabajamos con un crisol de agentes de dinamización, como cooperactivas, la Fundación Las Médulas o el Instituto de Estudios Berzianos o los empresarios y cooperativas locales”.

las medulas

Al poco tiempo de la Constitución de la Cátedra de Sostenibilidad, las conversaciones y acciones con esos socios locales y la investigación sobre aprovechamiento e innovación en todas las áreas va tomando cuerpo. Los ejemplos de desarrollo son claros y avanzan con contundencia hacia los ambiciosos objetivos de fijación de la población y auge económico. “Nuestro lema es todo aquel, toda aquella, que quiera aportar al desarrollo local y al turismo sostenible es bienvenido”.

El cierre de las minas de la zona de El Bierzo a causa de la política de carbón 0 condenó al paro a los mineros y generó una herencia de tierras devastadas y paisajes industriales desmantelados. Las instituciones de la Cátedra, lejos de estancarse en la contemplación y el lamento, optaron por “la puesta en valor del patrimonio industrial y minero que hay que aprender a reutilizar. En varias comunidades vecinas y lejanas hay museos de la industria del carbón, minas imagen que atraen visitantes. Lo primero que haremos es un inventario de ese patrimonio. También se definirá los posibles usos, ya hay programado algún congreso al respecto y publicada una tesis doctoral”.


Turismo por el espacio y el tiempo

¿Y cuáles son los puntos fuertes de la comarca de El Bierzo? Una de ellas es “la riqueza, tradición y variedad del sector minero en esta zona, mientras que en el resto de España había focos de explotación exclusiva de carbón, o de mercurio, o de plata… Aquí el sector minero empezó con los romanos, con las explotaciones de oro de Las Médulas. Luego el Bierzo se convirtió en un nido de espías durante la II Guerra Mundial, cuando se extraía wolframio, el mineral codiciado por los dos ejércitos contendientes. Por último, hasta nuestros días, el carbón se mantuvo como soporte de la economía de la comarca. Cualquiera de estas riquezas sería suficiente para hacerlo atractivo a un turismo de carácter cultural. Imagínense la sinergia de las tres herencias juntas”.

El turismo sostenible que la Cátedra aspira a establecer es bastante más que abrir hoteles y casas rurales, “es un modelo no agresivo con la naturaleza. La idea es que tus hijos y tus nietos puedan hacer turismo en la misma zona disfrutando de idéntica calidad ambiental. Que los padres dejen en herencia a las siguientes generaciones la naturaleza tal como la conocemos ahora o incluso mejoren paisaje e intervención agrícola. Aquí cabemos todos, vamos a fijar la población, impediremos que esto acabe en desierto y vamos a mejorar la calidad de vida o al menos hacerla igual que en el medio urbano”.

Otra de las riquezas vírgenes de la zona de intervención de la Cátedra es el patrimonio Monacal, una serie de construcciones halladas a raíz de unas excavaciones del monacato con 1.100 años de antigüedad. “Es en la Tebaida Berciana. Se trata de un yacimiento medieval de un santuario en el Valle del Silencio, frontera con Galicia, con casas de los siglos IX y X,. Ya hay una empresa, la Fragua de Compludo, que aún funciona, y organiza recorridos por el bosque. Para esos 1.100 años de fundación del monasterio ya tenemos preparado un congreso de turismo sostenible y otro histórico que se celebrarán a principios del curso que viene. En ambos se incluirá también el Castillo templario de Ponferrada, inserto en el Camino de Santiago”.


Tecnología verde

Pero el desarrollo rural sostenible no sólo plantea recuperar las minas y el monacato como objeto de atracción turística. “La ordenación del territorio de todos esos pueblos mineros de Castilla y León propone la reconversión del suelo en área de cultivo de productos agrícolas ecológicos y sostenible. Hay que aplicarle un componente tecnológico que permita explotar los recursos forestales. Como eran minas subterráneas y su ubicación es en la montaña, proponemos sembrar las laderas de frutos rojos o plantas aromáticas y medicinales, por ejemplo”

Para llegar a ver esas montañas tapizadas de frambuesas es necesario proceder antes a la descontaminación del suelo, ya que “el tipo de minería que se desarrolló en la zona utilizaba métodos contaminantes. Conseguiremos cambiar el territorio maltratado por una super contaminación a una economía verde y sostenible”. La propuesta que entusiasma a Calvo no es solo un argumentario de papel. “Ya se está trabajando en apicultura, análisis de nuevos cultivos, obtención de resinas… Todos van bastante bien: se trata de generar productos de excelencia ecológica y ver cómo comercializarlos”.

Poner en marcha una red de economía social y desarrollo local exige un fuerte impulso tecnológico. “Empezamos mano a mano con las cooperativas que desde hace tiempo comercializan sus productos ecológicos y apoyamos la creación de una plataforma propia a través de internet, que distribuya una serie de productos de alta calidad, donde se incorporen todos los demás productores de la zona. El objetivo final será abastecer la lista de la compra de los consumidores, pero además que sepan quién ha producido, cómo y dónde el tomate o el puerro que cocina en su casa”.

¿Cómo? Incluyendo en su cesta un vídeo donde el agricultor, el melero o el ganadero se presente y muestre su catálogo de productos ecológicos. ”Así se rompe la distancia y el consumidor sabe que también él colabora y es un factor importante en la arquitectura de la economía social. Jugamos con ventaja, puesto que esta labor puede hacerla INTECCA, empresa de innovación y desarrollo tecnológico de la UNED, experta en edición de audiovisuales destinados a la educación superior, radicada en Ponferrada.


Drones, sensores, diseño de aperos…. Y un máster

La aplicación de nuevas tecnologías al medio rural no sólo se contempla para los canales de distribución, también a la comunicación con otros agentes o agricultores de otros territorios, y a las formas de producción tradicionales. “No es ficción, ya existen posibilidades para pensar en el pastoreo con drones; el control de pluviometría para saber cuándo se ha de regar o no; los sensores que clavados en la tierra aportan datos de acidez del suelo; la detección de plagas con videocámaras; el diseño de nuevas herramientas y aperos de trabajo… El hombre de campo de hoy está muy cualificado. Nada que ver con aquella España rural de las películas de Paco Martínez Soria. Un claro ejemplo son nuestros estudiantes, muchos y muchas eligen la UNED para su grado o su máster en Economía, porque somos la única universidad que está presente en todos los pueblos. Y hay que promover, aprovechar esa alta cualificación, hay que echar mano de estos jóvenes y llevar al desarrollo local los desarrollos tecnológicos”.

Se está diseñando un nuevo master oficial, adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior, para los nuevos emprendedores de la economía rural. Será impartido por la Catedra desde la UNED, la Universidad de León e implicará la Universidade da Beira Interior, los vecinos portugueses de la comarca. “Hemos trabajado mucho tiempo en el contenido. Durará dos cursos académicos y lo hemos dotado de presencialidad en el Centro Asociado de Ponferrada y en la Universidad de León. Antes de implantarlo, ya que su tramitación ante las autoridades académicas de valoración es larga, se impartirán cursos de formación a medida, bajo demanda de los propios agricultores, instituciones y empresarios de la zona recursos forestales, agrícolas, turismo de calidad, patrimonio… todo aquello que favorezca la fijación y, si se puede, el incremento de población en la comarca. Y cuando llegue el éxito, ojalá nos repliquen en otras comunidades”.

José Luis Calvo emplea con frecuencia un término recién acuñado “ruralbano”, mezcla los conceptos antagónicos rural y urbano, que definen núcleos como Ponferrada, población de 60.000 ciudadanos, con todos los servicios de una gran ciudad -hoteles, hospital, museos, superficie comercial, bares, centros de ocio, universidad (la UNED y la ULE)…- que mantienen un ritmo de vida a la medida de sus habitantes, “en sólo 10 minutos andando desde el centro uno está en el campo. Mientras que si se vive en un pueblo de los alrededores, en 20 minutos en coche, por carreteras cómodas, se está en el cine, la farmacia o el hospital. Cuando las grandes ciudades como Madrid o Barcelona expulsen a la gente, les impidan el acceso a una vivienda o les reduzcan a cero el tiempo de relax y de ocio, las comarcas como El Bierzo estarán esperándoles”

Y lo harán desplegando todos los servicios de Internet disponibles para gestionar sus empresas; con recursos innovadores para facilitarles su trabajo y con todas las extraordinarias ventajas del mundo rural sostenible. “El objetivo de fijar población ya ha empezado a materializarse: en Brañuelas, por ejemplo, un pueblo minero con una alcaldesa muy dinámica y con un proyecto excelente en el que colabora la Cátedra, a 30 km de Astorga y Ponferrada, acaban de reabrir la escuela pública. Sin duda, a éste le seguirán otros servicios”, concluye el codirector de la Cátedra.


Fuente: Comunicación UNED


Presentación en formato PDF

Descargar presentación en formato pdf aquí

.